El cardenal Kevin Farrell ha tomado la exhortación del Papa sobre la familia como guía. Dice que la "Amoris Laetitia” es una fuente de inspiración para los matrimonios, un instrumento de ayuda muy importante.

"Creo que este documento del Papa es una de las mejores preparaciones para la vida matrimonial. Estos son los retos que afrontará este dicasterio, ayudar a que la grandeza del matrimonio sea conocida y vivida. El amor humano ha sido creado por Dios, otorgado por Él. Es algo que nos ha puesto dentro. Cuando hablemos de matrimonio debemos hablar sobre este documento del Papa”. Aseguró Farrell.

Este prelado, es uno de los últimos cardenales creados por el Papa y recuerda su nombramiento de esta manera. "Estaba viendo la televisión en la casa de mi hermano aquí en Roma, preparándome para mi primer día de trabajo, el 11 de octubre. Era la hora del Ángelus y de repente escuché que el Papa pronunciaba mi nombre. No sabía nada. Fue un shock. Me quedé bajo shock”.

Tras ese suceso, comenzó a trabajar en el nuevo dicasterio de laicos, como resultado de la unión de los pontificios consejos para los laicos, la familia y la Pontificia Academia para la Vida.

De acuerdo con el obispo, los laicos son las personas que van a Eucaristía todos los domingos. De los que gran parte, se casarán, porque para eso han sido llamados y es allí donde comienza la vida.

El nuevo dicasterio, explica el cardenal, debe ayudar a que la jerarquía y todos los católicos entiendan y valoren cuál es sentido y la misión de los laicos en la Iglesia.