esnlenfrdeitpl

Monseñor Benno Elbs, obispo de Feldkirch en Austria, concedió una entrevista a Die Presse, asegurando que el Papa, admitió la comunión para los divorciados vueltos a casar. Y afirmó que el uso de anticonceptivos es cuestión de la conciencia de las parejas. También declaró que las uniones homosexuales, valían la pena.

El obispo, explica que le resulta indiferente si el supuesto permiso del Papa para la admisión a la comunión eucarística de los divorciados vueltos a casar está sólo en una nota a pie de página de Amoris Laetitia, porque en el texto manifiesta la idea de que cada individuo encuentra en su conciencia la forma de abordar sus decisiones en la vida.

El prelado, reconoce que en el sínodo hubo mucha discusión al respecto y reitera la tesis de algunos obispos centroeuropeos, que consideran que la postura de la Iglesia en África y Asia viene dada por cuestiones culturales. La situación de estos continentes, es distinta a la de otros lugares, en África no interesan cuestiones como la homosexualidad o el divorcio. Es más notorio el tema sobre el hambre, la emigración, las mujeres son violadas y abusadas y aclaró que el Papa habló de la inculturación y dijo que había que tener más en cuenta las situaciones de que cada región.

Sobre la concesión de la comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar, el obispo responde que sí y añade que es lo que muchos pastores llevan tiempo haciendo, al mismo tiempo que opina que no deben darse reglas fijas al respecto.

Monseñor Elbs, tras asegurar que la familia, en el contexto de los cambios en las últimas décadas, es el espacio para crecer y fortalecer y también donde las personas deciden vivir juntas, responde con un "sí" a la pregunta de si eso es igualmente válido para los homosexuales.