esnlenfrdeitpl

El paraíso prometido de la eutanasia comienza a derrumbarse hasta para sus defensores. Mientras en muchos países donde todavía es ilegal se defienden sus grandes beneficios, en aquellos en los que lleva años aprobada los profesionales advierten de su peligro.

Es el caso de 43 psicólogos, psiquiatras y académicos belgas proeutanasia que han publicado una carta abierta alertando a las autoridades sobre los riesgos de esta práctica en pacientes con sufrimiento psicológico.

Y es que en Bélgica, donde la eutanasia es legal desde 2002, cada año salen a la luz algunos de los fallos de esta ‘bondadosa medicina’ que permite al paciente quitarse la vida a voluntad propia.

Como el caso de un hombre que quería suicidarse porque no soportaba ser gay y lo consideraba una tortura. O la eutanasia de menores de edad, etc. con una media de hasta 5,5 muertes al día en 2016.

Estos 43 profesionales piden un debate a nivel nacional sobre la eutanasia y la enfermedad mental, el último marco legislativo que aprobaron las autoridades belgas.

“La eutanasia por sufrimiento psicológico insoportable e inútil es muy problemática. Se refiere a personas que no son terminales y que, en principio, podrían vivir muchos años.

Por tanto, lo adecuado es una prudencia extrema tanto clínica como legalmente. Creemos que la esencia del asunto consiste en que, al estimar la desesperación ante el propio sufrimiento, no puede eliminarse el factor subjetivo”, publica vrt.

La ley actual, dicen los firmantes, es demasiado vaga y flexible: “La ley no señala los criterios precisos de sufrimiento insoportable e inútil. Toda reclamación ante cualquier negligencia en este área terminará en una ‘tierra de nadie’ legal”.

Y añade: “Cada vez más, y con independencia de cuántos criterios haya, depende simplemente de cómo los interpreta o verifica cada psiquiatra concreto, apoyándose en sus propias suposiciones como médico y en el relato del paciente sobre sus síntomas”.

Los firmantes lamentan que algunas personas estén muriendo sin necesidad. Permanecer callados y al margen es un crimen de negligencia.