De la visita del Papa Juan Pablo II a Medellín, el 5 de julio de 1986, quedaron tres lugares con su nombre: el Aeroparque, un barrio de la comuna 9 (Buenos Aires) y un colegio parroquial, ubicado en Machado (Bello).

Algo parecido se pretende hacer ahora con la visita del Papa Francisco. Una de las obras públicas que podría llevar su nombre sería el segundo soterrado de Parques del Río, o también un hospital, un colegio, alguna avenida o hasta un templo parroquial.

Así lo afirmaron los concejales Carlos Alberto Zuluaga (Partido Conservador) y Jesús Aníbal Echeverri, presidente de la Corporación (Partido de la U), quienes radicaron ayer el proyecto de acuerdo 078, que tiene como propósito declarar hijo ilustre de la capital antioqueña al Papa Francisco, durante su visita pastoral al país.

En el artículo cuarto del proyecto proponen que, como recuerdo se viaje a la ciudad, se le coloque su nombre a algunas de las obras que construirá la actual administración municipal en el marco del plan de desarrollo “Medellín cuenta con vos”.

Hijo ilustre, ¿qué significa?

Para Zuluaga el Papa es un ilustre visitante porque además de ser el máximo líder de los católicos, es jefe de un estado reconocido por Colombia. “No sé si por lo ocurrido en Mocoa se vaya a modificar la agenda, pero para quienes profesamos la fe católica es muy importante que esté con nosotros”.

Zuluaga agregó que es consciente de que la iniciativa puede generar rechazo en algunos sectores, pero que el proyecto no tiene ninguna erogación y es simbólico.

Por su parte Echeverri, coautor del proyecto, afirmó que tienen como meta sacar en junio este acuerdo en primer y segundo debate y que espera el respaldo de los 21 concejales. La entrega del reconocimiento sería en un acto especial con el Alcalde.

Sobre la posible controversia que se puede generar, Echeverri dijo que conocen la dimensión internacional que tiene esa visita y que es una respuesta al acto de cariño y aprecio del Pontífice por haber escogido la ciudad.

El concejal Jaime Cuartas (Alianza Verde) afirmó que respaldará este proyecto porque el Papa es un líder espiritual del planeta. “Sobre todo de sociedades como la nuestra que lo ven como un referente y un modelo a seguir”.

¿Habría impedimentos?

El concejal Zuluaga afirmó que no ha encontrado ningún impedimento jurídico, aunque dos abogados de la Corporación avanzan en ese estudio.

Ricardo Zuluaga, doctor en Derecho Constitucional, afirmó que no existen trabas jurídicas, porque no conlleva reconocimiento de ciudadanía o la concesión de derechos políticos. “Es un hecho protocolario o de exaltación a un visitante distinguido. Es una costumbre que se ha ido perdiendo, pero antes era muy usual. En otros países conceden la ciudadanía honoraria”.

Según Andrés Úsuga, docente de Derecho Constitucional de la Universidad Pontificia Bolivariana, se trata de un acto administrativo y político que puede aprobarse por acuerdo o por decreto.