esnlenfrdeitpl
En un comunicado publicado en la web de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Feige Gerhard Feige, obispo de Magdeburgo y presidente de la Comisión para el Ecumenismo de la Conferencia Episcopal Alemana, indica «es completamente incomprensible para mí» que tras la reunión en Roma del 3 de mayo, en la que se les pidió a los obispos alemanes que llegaran a un acuerdo unánime sobre el acceso a la comunión de los cónyuges protestantes de matrimonios mixtos, llegue ahora está «orden, un mes más tarde», que cambia la decisión del Papa.

«La desilusión es grande para muchos, el daño es imprevisible. Las heridas están recién abiertas. La amargura y la resignación se están extendiendo», asegura.

Mons Feige recuerda que más de las tres cuartas partes de los obispos alemanes llegaron ya a un acuerdo pastoral en un tema que llevaba largo tiempo siendo analizado, pues ya fue planteado hace 42 años en un sínodo celebrado en Wüzburg, donde se acordó que sería recomendable permitir la comunión de protestantes en determinados casos, tras recibir consejo espiritual y obrando en conciencia.

El prelado asegura que ante la falta de una guía segura por parte de los obispos en todo este tiempo, muchos fieles empezaron a actuar por su cuenta.

Finalmente. Mons. Feige hace una pregunta fundamental: ¿Por qué no hubo oposición del Vaticano sobre los divorciados vueltos a casar?

El obispo se muestra extrañado por el hecho «sorprendente» de que el Vaticano no se opusiera cuando los obispos alemanes decidieron dar la comunión a divorciados en una nueva unión, pero ahora sí plantee problemas por este tema de la comunión para personas de otra confesión cristiana, alegando que «afecta a la fe de la Iglesia y a la Iglesia entera».