esnlenfrdeitpl

El ejército del Vaticano busca soldados. El reclutamiento entre los jóvenes helvéticos para formar parte de los Guardias Suizos, se está revelando improvisamente más difícil de lo previsto. Los tiempos cambian y para muchos jóvenes suizos montar la guardia en los ingresos del Estado pontificio y en las ceremonias papales parece haber perdido su atractivo.

Pesan el salario de 1500 ‘euros’, considerado bajo si se compara con el promedio de los sueldos en francos suizos. Sin contar con la fatiga de los pesados turnos requeridos, prácticamente inmóviles mientras montan la guardia al aire libre con cualquier clima y sin mostrar cansancio.

A ello se agrega el efecto de la secularización, un extendido fenómeno que no incentiva a las nuevas generaciones a cultivar esta tradición de fe como en décadas pasadas. En otras palabras, el prestigio del Vaticano y del servicio a la Iglesia de Roma resulta un poco empañado.

“Para los gendarmes del Vaticano las solicitudes aumentan, también porque para ellos se trata de un puesto fijo, mientras que para los Guardias Suizos se trata de un servicio voluntario que dura dos años.

Una vez concluido regresan a casa y tienen que buscar un trabajo, si bien la experiencia en el Vaticano puede ayudar a quien quiere entrar en alguna agencia de seguridad”, como declaro el comandante de las Guardias Suizas, Cristoph Graf, en una entrevista al diario romano “Il Messaggero”.

Por lo pronto, al ejército pontificio, el más pequeño del mundo, faltan 21 unidades para llegar al límite necesario de 130 elementos.

Mientras tanto, 32 reclutas prestaran juramente este domingo 6 de mayo en el Vaticano, en recuerdo del sacrificio de los militares que durante el saqueo de Roma, en 1527, dieron su vida para salvar al papa Clemente VII. El ejército del Papa fue fundado en 1506, cuando el Pontífice Julio II pidió soldados para su protección a los nobles suizos.

Para formar parte de este selecto ejército se requieren la nacionalidad suiza con estudios medio-superiores. Ser solteros ya que el matrimonio es admitido solo para los oficiales, y una edad entre los 18 y los 30 años. Su estatura no debe ser inferior al 1.74 metros y naturalmente deben ser católicos practicantes.