esnlenfrdeitpl

México es “tierra de volcanes”, pero también de terremotos. El temblor del pasado jueves 7 de septiembre fue de 8.2 grados Richter (un poco mayor al de 8.1 grados del 19 de septiembre de 1985), el mayor en casi cien años, y la cifra de muertes ha llegado ya a 65 personas.

Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación de México, detalló que hasta el sábado 9 de septiembre se reportan 15 fallecimientos en el Estado de Chiapas, 46 en el Estado de Oaxaca y 4 en el Estado de Tabasco.

Donde más daños se han registrado es en el municipio oaxaqueño de Juchitán, donde más de mil viviendas resultaron dañadas. Puente adelantó que en dicha zona se implementará un programa de empleo temporal para pagarle a los habitantes por reconstruir el poblado.

Mientras tanto, el Servicio Sismológico Nacional informó que hasta las 11:00 horas de este sábado, se han registrado 721 réplicas del sismo del jueves, cuyo epicentro fue en las costas del Estado de Chiapas, la de mayor de magnitud 6.1. grados Richter.

Chiapas y Oaxaca, los estados más pobres de México, fueron los estados más afectados, y en este último, en Juchitán, se colapsó parte del Palacio de gobierno y el mercado municipal, mientras que en otra población de Oaxaca, Matías Romero, al menos 300 casas resultaron daños.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, coordinando las labores de rescate en Juchitán, precisó que un millón 856 mil personas se quedaron sin energía eléctrica en todo el país, servicio que se ha restablecido en 74 por ciento y confió en que en las próximas horas se restaure en su totalidad.

Oaxaca es la entidad en la que se han registrado más muertes por el sismo, 46 hasta el momento, y más de 250 resultaron heridas. En la población de Juchitán murieron 36 personas.

Hasta el momento, 1,140 escuelas de 12 estados del país resultaron afectadas, seis de ellas quedan en condiciones críticas y otras 30 con daños parciales.

La infraestructura hospitalaria en los estados afectados no tiene daños mayores. Pero en Juchitán colapsó el Hospital General, lo que obligó a reubicar a 85 pacientes a un sitio acondicionado ex profeso, y 12 más que serán trasladados al Hospital Militar de Ixtepec.

En la Ciudad de México, unas 300 personas están en riesgo por los daños en los edificios que habitan mientras que el Instituto Nacional de Antropología e Historia reportó destrucción del patrimonio cultural en Juchitán.

El presidente Peña Nieto decretó tres días de luto nacional y pidió solidaridad. Ya se abrieron centros de acopio de víveres en todos los rincones del país y se espera que la ayuda llegue a estas poblaciones afectadas por la pobreza y ahora por el terremoto.