esnlenfrdeitpl

Los consejeros evangélicos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han solicitado un encuentro con el Papa Francisco con afán de departir con él sobre el artículo publicado en el número 4010 de la Civiltá Cattolica; artículo que provocó notable controversia, ya que acusaba a los católicos y evangélicos conservadores de Estados Unidos de fomentar un ‘ecumenismo de odio’.

La epístola en que se demanda la reunión con el Santo Padre fue enviada el 3 de agosto y está firmada, de acuerdo a medios estadounidenses, por Johnnie Moore, exvicepresidente de Liberty University, miembro de la Asociación Nacional de Evangélicos y portavoz de los consejeros evangélicos asisten asidua e informalmente a Trump.

La petición de Moore constituye una respuesta al artículo publicado el 14 de julio bajo el título ‘Fundamentalismo evangélico e integrismo católico. Un ecumenismo sorprendente’ y firmado por el director de la revista jesuita, el P. Antonio Spadaro, y por el pastor protestante Marcelo Figueroa, que es editor en jefe de la edición argentina de L’Osservatore Romano. Como ya hemos contado en Infovaticana, los religiosos arremetían, en el texto, contra el esfuerzo de los cristianos conservadores por influir en la política del país.

En la misiva, cuyo contenido ha sido desvelado por los medios de comunicación, Moore ha expresado las ventajas de un hipotético encuentro, que, de acuerdo con él, ayudaría a acercar posturas: ‘Pensamos que sería de gran beneficio sentarse juntos y discutir estas cosas. Entonces, cuando no estamos de acuerdo, podemos hacerlo dentro del contexto de la amistad. Sin embargo, estoy seguro de que encontraremos una vez más que estamos de acuerdo mucho más de lo que no estamos de acuerdo, y podemos trabajar juntos con diligencia en esas áreas de acuerdo’.

El artículo que tanta polémica ha suscitado ha sido revisado por la secretaría de Estado del Vaticano, como todos los que se publican en la revista Civiltá Cattolica. Así lo confirmó el P. Spadaro en una entrevista concedida a la revista ‘American Magazine; entrevista en la que aseveró textualmente que ‘sus artículos son siempre leídos y aprobados por la secretaría de Estado antes de ser publicados’.

A esto último también se ha referido Johnnie Moore en su epístola. Así, ha sugerido que puede haber ‘una brecha de comprensión en el Vaticano’ y ha mostrado su desconcierto por el hecho de que Su Santidad haya permitido la publicación de un texto de este cariz: ‘Yo y muchos de nosotros estamos genuinamente sorprendidos de que un Papa que tiene principalmente una reputación como constructor permitiera algo así fuera publicado’.

Recordemos que el artículo firmado por el Padre Spadaro fue muy criticado tanto dentro como fuera de Estados Unidos. Por ejemplo, el arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, aseguró que si los esfuerzos por la libertad religiosa y la defensa de la familia unen a católicos y evangélicos ‘en una causa común, deberíamos dar gracias a Dios por la unidad que esto trae’.

De esta manera, el purpurado motejó el texto firmado por el P. Spadaro y Figueroa de ‘ejercicio de burla e inadecuada presentación de la naturaleza de la cooperación católico-evangélica sobre la libertad religiosa y otras cuestiones clave’.