esnlenfrdeitpl

Los obispos venezolanos han convocado a la población del país a una Jornada de Oración y Ayuno para el próximo viernes 21 de julio. La intención: "pedir a Dios que bendiga los esfuerzos de los venezolanos por la libertad, la justicia y la paz".

En mensaje emitido ayer, el “Mensaje urgente a los católicos y personas de buena voluntad en Venezuela”, el episcopado implora también "las luces del Espíritu Santo para cada uno de nosotros" y pide a Dios que "siga protegiendo a este pueblo y que la maternal protección de María de Coromoto nos aliente a seguir edificando la paz y la convivencia fraterna".

Los prelados advierten sobre la crisis que se ha agravado recientemente y afirman: "Todo deja entrever que lo que se busca es instaurar un Estado socialista, marxista y militar con la desaparición de la autonomía de los poderes, especialmente el legislativo".

El episcopado invita a todos "a hacer realidad la opción preferencial por los más pobres y excluidos. Además de sostener con la oración, la reflexión y otras iniciativas todo esfuerzo para la salida de la crisis, les pedimos manifestar la solidaridad con quienes pasan hambre, necesidad y desconsuelo".

En ese sentido, alentaron a fortalecer "las diversas obras y acciones que, desde la pastoral social, permiten ayudar a muchas personas necesitadas de alimento, atención en salud, protección de sus derechos, educación integral".

"La acción de Pastoral Social-Caritas en sus diversos ámbitos (nacional, diocesano y parroquial) es un signo de nuestro compromiso con todos, sin excepción de ninguna clase", indican.