esnlenfrdeitpl

El Papa ha establecido una nueva vía para canonizar a personas que sin ser mártires han sacrificado su vida por los demás de modo heroico.

Podría ser el caso de las religiosas que murieron contagiadas de Ébola en África mientras ayudaban a los enfermos o del joven español que asesinaron el 3 de junio en los atentados de Londres por intentar defender a una víctima.

También podría ser el caso de la italiana Chiara Corbella. Murió a los 28 años por rechazar la quimioterapia que probablemente habría terminado con la vida de su hijo. Estaba embarazada.

El franciscano Mychal Judge murió en los atentados del 11 de septiembre mientras estaba socorriendo espiritualmente a los heridos en una de las Torres Gemelas.

El objetivo de esta nueva norma es incluir a quienes murieron heroicamente pero cuya historia no se puede definir como martirio como es el caso de personas asesinadas por motivos no religiosos. Por ejemplo, monseñor Óscar Romero o Maximiliano Kolbe.