esnlenfrdeitpl

El santo padre Francisco recibió ayer en el Vaticano al presidente del Líbano, Michel Aoun, en audiencia oficial.

El papa Francisco salió al encuentro del jefe de Estado, a quien recibió en su biblioteca del Palacio Apostólico en donde tuvieron un coloquio de 18 minutos. Poco después entró su consorte, Nadia Chami Aoun y la delegación que le acompaña.

Antes de partir, en declaraciones recogidas por los medios locales, el presidente declaró que “los cristianos en Oriente Medio están en una situación difícil” y calificó este viaje “una luz de esperanza que quiere confirmar al Líbano como un ejemplo de coexistencia pacífica, a pesar de todos los obstáculos que se ven en el camino”.

Es el primer el primer encuentro de Aoun con el papa Francisco y el primer viaje a Europa desde que asumió a la presidencia el 31 de octubre de 2016, después de que el país estuvo dos años sin presidente.

“Durante los coloquios –refiere la Oficina de prensa de la Santa Sede– se reafirmaron las buenas relaciones bilaterales entre la Santa Sede y el Líbano, subrayando el rol histórico e institucional de la Iglesia en la vida del País”. En el mismo comunicado “se expresa satisfacción por el empeño de las varias fuerzas políticas para poner fin a la sede vacante presidencial, deseando para el futuro una mayor colaboración entre los miembros de las diversas comunidades étnicas y religiosas a favor del bien común y del desarrollo de la Nación”.

Se habló “de los esfuerzos internacionales para una solución política del conflicto” y el Papa manifestó “aprecio por la acogida que el Líbano está dando a los numerosos prófugos sirios”. Hubo además un “amplio intercambio de puntos de vista sobre el contexto regional”, así como “sobre otros conflictos en curso y la situación de los cristianos en Medio Oriente”.

A continuación el Jefe de Estado encontró al cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, acompañado por Mons. Paul Gallagher, ministro para las Relaciones con los Estados.

El jefe de estado llegó ayer miércoles al aeropuerto militar de Ciampino y la visita prevé la participación a la misa en la iglesia de San Marón en Roma. Encontrará allí a la comunidad maronita residente en Italia.

Conocido popularmente como “General”, Aoun actualmente es presidente del Líbano y líder del partido Movimiento Patriótico Libre, una coalición principalmente cristiana, con una visión secular de la política y actualmente aliada de Hezbolá.

Fue detenido por Siria y enviado al exilio forzado, hasta que retornó en mayo de 2005, después de la retirada de las tropas sirias del Líbano. En las elecciones generales del Líbano de 2009 fue el segundo partido más votado y pasó así a ser el primer partido de la oposición. Fue designado Presidente del Líbano el 31 de octubre de 2016, después de que el país estuviera sin presidente durante más de dos años.

En recientes declaraciones a ZENIT, el procurador del Patriarcado maronita en Roma, Mons. Françoise Eid, subrayó que en su país, el Líbano hay de acuerdo a la Constitución, igualdad entre cristianos y musulmanes y separa Iglesia de Estado. Pero que “los cristianos libaneses viven un período muy crítico. En particular los jóvenes que emigran y no vuelven”. Indicó que los prófugos sirios en su país son 1,8 millones, con 500 mil palestinos refugiados, lo que constituye prácticamente el 50 por ciento de la población. Hay 1.800 campos de refugiados en los que falta todo y peor aún, algunos son dirigidos por islámicos radicales. Se suma a todo esto una desocupación 28 por ciento, dijo. Una situación, dijo que “amenaza la cultura de convivialidad pacífica forjada en los siglos”.