esnlenfrdeitpl

El Papa Francisco ha vuelto a rezar por Venezuela este domingo durante el encuentro con miles de peregrinos que desafiaban el calor agobiante en la plaza de San Pedro. El Santo Padre ha manifestado ya varias veces su preocupación a ese país, víctima de continuos abusos gubernamentales que han acarreado una crisis humanitaria.

En la cita para el rezo del Ángelus, un grupo de venezolanos llevaba una gran pancarta y globos con los colores de su país, donde hoy se celebra una consulta popular promovida por la Asamblea Nacional para deslegitimar el cambio autocrático de la constitución que intenta imponer el presidente Maduro.

El apoyo de Francisco ha consistido en un saludo especial y en renovar “la oración por vuestro amado país”, cuyas dificultades sigue muy de cerca.

El Papa ha recordado a los fieles que “Jesús se propone, no se impone” y ha afirmado que la parábola evangélica del sembrador “se refiere sobre todo a nosotros, pues habla más del terreno que del sembrador”.

Según Francisco, las referencias a la semilla que cae en terreno bueno, pedregoso, con zarzas o en el camino “es, por así decirlo, una ‘radiografía espiritual’ de nuestro corazón”.

Recordando la fiesta de la Virgen del Carmen, uno de los nombres más populares en muchos países, el Papa ha invitado a las carmelitas y los carmelitas a seguir cultivando “la contemplación”, elemento importantísimo de la vida espiritual.

En el mes de julio, en que se suspenden las audiencias generales, el Ángelus es el único encuentro del Papa con los fieles cada semana. Francisco pasa las “vacaciones” en su residencia habitual, disfrutando de la calma y preparando su actividad para el próximo curso.