El párroco Fulgencio Espa comunicó inmediatamente de los hechos al cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro, quien le mostró todo su apoyo y le instó a reparar por este acto y a rezar por los autores.

Según han comunicado feligreses durante las misas celebradas el 6 de enero, el párroco leyó este mensaje del cardenal Osoro a los fieles y manifestó su deseo de estar presente en el acto de desagravio que organice la parroquia.

En un comunicado oficial el cardenal ha manifestado su dolor por este “acto vandálico, que quiebra la verdadera convivencia en sociedad, y reza por las personas responsables”.

El comunicado del arzobispo indica que “desde el mismo jueves se ha procedido a la reparación de los desperfectos en la fachada y en los próximos días se colocará de manera solemne el Cristo en un acto de desagravio y oración”.

Tras este acto vandálico, calificado por numerosos feligreses como otro suceso de persecución religiosa, el párroco, sin embargo, les ha convocado a “no juzgar, ni condenar. Si ellos pintan, nosotros desagraviamos”, ha afirmado.

El sacerdote Fulgencio Espa comunicará próximamente el día que se celebre el acto de desagravio que “a o ser un agravio eucarístico, consistirá en una oración solemne”, comentan feligreses a RC.

Algunos feligreses declaran a este Confidencial que este acto vandálico les unirá todavía más, y será un aliciente para la gente de bien de Vallecas. “Esperamos gran afluencia en el acto de reparación”, declaran.